Hay razones para estar preocupados: E951 - Aspartamo

b_502_315_16777215_00_images_aspartamo_toxico.jpgEl aspartamo fue descubierto por casualidad en 1965 por James Schlatter, químico de los laboratorios G.D. Searle and Company. Trabajaba en la elaboración de un nuevo medicamento destinado a aliviar las úlceras de estóma­go. Manipulando sin guantes un polvo intermedio en una etapa de su investigación, su olor atrajo su atención. Se llevó un dedo a la boca, y se sorprendió de su sabor fuer­temente dulce.

Así nació el aspartamo. Tras nueve años de presiones intensas por parte de G.D. Searle & Cia, la FDA* auto­rizó su comercialización en 1974 para después prohibirla unos meses más tarde ante la presión de numerosos cien­tíficos que denunciaban ya alto y claro sus efectos tóxicos (en especial para el cerebro) y cancerígenos. (*FDA: Administración de Alimentos y Medicamentos-EEUU)

La prohibición no duró mucho, un potente lobby in­virtió los acontecimientos y en 1981, la FDA autorizó de nuevo su puesta en el mercado.

Francia le fue rápidamente a la zaga y autorizó el as­partamo en 1988.

Mientras tanto, su fabricante había cambiado de nom­bre. En efecto el 1 de octubre de 1985, G.D. Searle & Cia fue adquirida por... Monsanto por 2,7 millares de dólares.

¿Le dice algo Monsanto?

  • La empresa que cual pulpo pretende extender su do­minio sobre el planeta comprando a golpe de millones de dólares las empresas que obstaculizan su expansión.

  • La firma que pretende apropiarse del mercado mun­dial de semillas de cereales desactivando los genes que per­miten su reproducción natural y por lo tanto su fertilidad.

  • La firma que lidera el mercado mundial de los trans- génicos. La firma que fabrica hormonas de crecimiento que estimulan artificialmente la producción de carne bo­vina y porcina.

  • La firma que fabrica el tremendo pesticida Roundup y peor aun que fabricó durante la guerra de Vietnam el BPC, un exfoliante conocido como «agente naranja» que los americanos pulverizaron sobre los bosques provo­cando decenas de miles de muertos y desde entonces ge­neraciones de niños con espantosas malformaciones.

Ciertamente, el hecho de que el aspartamo sea fabri­cado por Monsanto no me inspira ninguna confianza. ¿Y a usted?

Cuando Monsanto adquirió G.D. Searle & Cia, la actividad farmacéutica fue segregada (Searle Pharmaceu- ticals) y la filial creada para la fabricación del aspartamo, NutraSweet Company, fue revendida luego a... antiguos directivos de Monsanto y así la «pepita de oro» se queda en la familia.

Es bajo ese nombre (NutraSweet) que el aspartamo se vende en Estados Unidos como edulcorante de mesa y está comercializado en Francia con el nombre de Canderel.

Para concluir el presente capítulo nos preguntamos ¿cómo no denunciar el modo en que la FDA cambió su táctica en 1981 autorizando el aspartamo a pesar de una fuerte oposición en su mismo seno? Casualmente ¿o es realmente tan casual? El presidente norteamericano Ro- nald Reagan era amigo y sabemos que significa ese tipo de amistad del presidente de G.D. Searle & Cia.

El comisionado general de la FDA apoyándose en la opinión de los expertos de su comité de evaluación se negaba rotundamente a autorizar el aspartamo. Fue des­tituido y un testaferro fue nombrado en su lugar, Arthur Hull Hayes, quien favoreció la autorización de la puesta en el mercado del aspartamo y presentó su dimisión en cuanto la decisión fue tomada para incorporarse ¿adivine dónde? a G. D. Searle & Cia con un salario astronómico.

Este ejemplo ilustra de modo patético el lobby om­nipresente (tan bien en España difundiendo información con la pagina web que lleva el nombre del edulcorante y en todas las redes sociales) en el mercado de los edulcorantes. Manipulación y desinfórmación adulteran el tema de los edulcorantes. Razón de más para abstenerse de consumirlos.

El asesino silencioso

El edulcorante más utilizado en la industria agroalimen- taria, presente en más de 6.000 productos, es también el más peligroso para el organismo humano.

Esta contradicción está muy difundida en Inter­net. Google permite el acceso a más de dos millones de páginas si escribimos la palabra «aspartamo». Y un apodo maléfico corre por la red: el asesino silencioso. Sí, numerosos científicos lo afirman en silencio: ¡el as­partamo mata!

Esta acusación es de tal gravedad que he decidido de­dicar toda la primera parte de esta obra al aspartamo.

Su composición es la siguiente: L-aspartil-L, fenilala- nina metilester. Se trata de una proteína constituida por una cadena molecular de ácidos aminados religados entre sí por dos enlaces peptídicos, razón por la cual el asparta­mo es clasificado entre los dispéptidos.

Cuando absorbemos aspartamo, ya sea con un com­primido edulcorante de mesa destinado a endulzar una bebida (café, por ejemplo) o con un alimento que lo con­tiene, se produce lo que se llama una hidrólisis: descom­posición por el agua contenida en el tubo digestivo, aso­ciada con los distintos componentes del aspartamo.

Dicha hidrólisis del aspartamo rompe los dos enlaces peptídicos que unen los ácidos aminados y tres elementos resultan de dicha descomposición:

  • fenilalanina

  • ácido aspártico

  • metanol

Una vez absorbidos a nivel de la mucosa capilar del in­testino grueso, dichos elementos llegan a la vena porta que los conduce hasta el hígado. ¿En qué se convierten entonces?

La fenilalanina

La fenilalanina representa el 50% de la masa de esos tres elementos generados por la hidrólisis del aspartamo. Es un ácido aminado llamado esencial porque no puede ser sintetizado por el organismo humano y que a la fuerza lo tienen que aportar los alimentos. Toda protema absor­bida (carne, pescado, leche, huevo...) contiene dicho áci­do aminado. La fenilalanina desempeña un importante papel a nivel cerebral estimulando la producción de dos neuromediadores mayores, la dopamina y la adrenalina que intervienen en particular en el despertar, la vigilia y la concentración... Si llegan en dosis razonables. Una cantidad excesiva de fenilalanina se vuelve neurotóxica llegando a provocar tumores cerebrales, como lo denun­cian los científicos que militan para la prohibición del aspartamo.

En su admirable obra Exitoxins: The Taste That Kills,2 Russell L. Blaylock nos informa precisamente sobre esa neurotoxicidad.

La absorción'de la fenilalanina se realiza a nivel hepá­tico. El hígado segrega una enzima, la hidroxilasa (también llamada PHA) que metaboliza la fenilalanina en tirosina y luego en melanina, el pigmento que da color a la piel.

Desgraciadamente, algunas personas presentan una enfermedad genética, la fenilcetonuria, y-no tienen la capacidad de activar la enzima PHA. Así, la fenilalani­na que absorben no es metabolizada y se concentra en la sangre y el cerebro provocando alteraciones muy graves.

Dedico un capítulo a este tema. El riesgo que los indi­viduos fenilcetonúricos corren al ingerir un producto que contiene aspartamo es de tal gravedad que en el envase de todo producto con aspartamo debe figurar obligatoria­mente la mención «contiene fenilalanina».

El ácido aspártico

El ácido aspártico representa el 40% de la masa de los tres elementos generados por la hidrólisis del aspartamo. Como la fenilalanina es un ácido aminado. No es esencial para el organismo, que tiene la capacidad de sintetizarlo.

El ácido aspártico es metabolizado en forma de asparta- to, que desempeña un papel importante en el cerebro por­que estimula la neuromediación, también llamada neuro- transmisión, ya que facilita la transferencia de información de neurona a neurona a nivel de la hendiduras sinápticas que se interponen entre las dendritas, o terminaciones de los axones que prolongan el cuerpo celular de las neuronas.

Pero hay un problema. El exceso de aspartato genera­do por un excesivo consumo de ácido aspártico desesta­biliza este proceso provocando desórdenes neurológicos que pueden llegar a destruir poco a poco las neuronas si este consumo masivo se prolonga, como es el caso de las personas que se atiborran de productos con aspartamo.

El metanol

El metanol representa el 10 % de la masa de los tres elemen­tos generados por la hidrólisis del aspartamo. También es llamado alcohol metílico o alcohol de madera. Al ser absor­bido por el cuerpo, se descompone en diversos elementos: formaldehído, ácido fórmico y dióxido de carbono.

Aquí también hay materia para reflexionar en cuanto a toxicidad. Por una parte, el formaldehído se considera for­malmente como cancerígeno, otra de las razones que jus­tifica la lucha de particulares y asociaciones en el mundo entero que desean ver prohibir el aspartamo. Por otra parte, el ácido fórmico bajo el efecto del calor dentro del cuerpo (37 °C) desencadena una acidosis nociva pues el pH cae. Di­cha acidosis induce un riesgo creciente de lupus eritematoso al ocasionar un terreno propicio al proceso autoinmune.

Dicho lupus se ha calificado de «enfermedad del as­partamo».

Más grave aún, el ácido fórmico (que se encuentra en el dardo de las abejas y las hormigas) puede provocar malformaciones en los recién nacidos y alteraciones de la vista, razón añadida que justifica la voluntad de conseguir la prohibición del aspartamo.

Es incontestable que el formaldehído y el ácido fór­mico que resultan de la absorción del metanol liberado por el metabolismo del aspartamo son dos venenos. He elegido este adjetivo porque tiene sentido: esta afirma­ción no se puede contestar.

Por este motivo nos podemos extrañar acerca de las razones que han llevado a quienes toman las decisiones en Estados Unidos y Europa a autorizar el aspartamo a pesar de que esta información se haya dado a conocer. El lobby de la industria de los edulcorantes es realmente muy poderoso y la frivolidad de los políticos, difícil de calificar. ¡Qué vergüenza!

 

Y eso no es todo...

Si la absorción del aspartamo los divide en tres elementos (recordemos: fenilalanina, ácido aspártico y metanol), se supone que este metabolismo se realiza en condiciones «normales» es decir a baja temperatura.

Una elevación de la temperatura durante la degrada­ción del aspartamo produce otro elemento también reco­nocido como neurotóxico y cancerígeno: la dicetopipera- cina.

Las cosas se desarrollan de esta manera en caso de que se produzca una elevación de la temperatura: la función amina de la fenilalanina se une con la función ácida del ácido aspártico y la función ácida de la fenilalanina con la función amina del ácido aspártico. De esa doble unión nace la dicetopiperacina. Razón por la cual no se debe calentar un producto que contenga aspartamo ni incor­porarlo en un plato antes de cocerlo.

Y al respecto hago una observación acusadora: ¿por qué los industriales que edulcoran sus productos con as­partamo no alertan a los consumidores sobre la imperiosa necesidad de no elevar la temperatura de dichos produc­tos? La razón es que no se quiere mencionar la dicetopi­peracina ¡por supuesto!

Fuentes: Wikipedia, Jaen Luk Dagirol- Aspartame et autres édulcorants, Ed. Obelisco- El aspartamo: Alternativas naturales Xliltol Azucar Abedul, Miel, Sirope de Arce

0
0
0
s2sdefault
  • Alimentos de otoño para mejorar la salud bucal

    Con la llegada del otoño, las defensas bajan y la salud bucodental se puede resentir. Pero la naturaleza es sabia y por eso contamos con alimentos de temporada que ayudan a reforzar nuestra salud bucal. Te proponemos 10 alimentos de otoño que contribuyen a una mejor salud de nuestros dientes, encías, etc. Ya sea otoño, verano, primavera o invierno, es importante evitar los alimentos con exceso de azúcares y en otoño tenemos alternativas muy saludables.

    Nuestros dentistas recomiendan:

    Frutos secos como nueces, avellanas o castañas son ricas en fibra, vitamina E..

    Leer más...  
  • Xilitol, el edulcorante natural que se ha puesto de moda

    La diabetes, la obesidad y otras enfermedades relacionadas con el consumo de azúcar se han ido incrementando de manera preocupante durante los últimos años. La razón, como casi siempre, recae en el exceso…

    "Mientras que un gramo de esta sustancia nos aporta 2,4 kilocalorías, el azúcar dobla la cantidad" 

    En este sentido, en los últimos años nos hemos ido pasando a los edulcorantes naturales ante la creciente importancia de llevar un estilo de vida saludable y la tendencia alimentaria de la healthy food. Otras opciones que también sirven para endulzar, pero sin perjudicar a tu salud.

    Leer más...  
  • Las 10 mejores aplicaciones móviles de Salud para tu Android

    Cada primero de enero somos muchos los que nos apuntamos al propósito de Año Nuevo de ir más al gimnasio, cuidar más nuestra salud y nuestra alimentación. En definitiva, que ponemos el acento en nuestra salud. El problema es que también la mayoría de nosotros perdemos el hábito a las pocas semanas por que no vemos los resultados, porque nos falta motivación o porque lo estamos haciendo mal. Por eso me he propuesto recomendaroslas 10 mejores aplicaciones móviles de salud para Android que os ayuden a conseguir ese propósito de cuidarnos un poquito más con la ayuda de las nuevas tecnologías y de nuestros dispositivos móvil Android.

    Las 10 mejores aplicaciones móviles de salud para Android

    Leer más...  
  • Las personas diabéticas deben prestar especial atención en el cuidado de su boca

    Las personas diabéticas deben prestar especial atención en el cuidado de su boca, incluyendo las encías.
    Recordemos que las encías son unas estructuras blandas que se caracterizan por ser sensibles, las mismas pueden ser afectadas por traumatismos, malos hábitos de higiene, acumulación de placa o pequeños accidentes.

    Si bien es una parte de la boca delicada que merece atención de todas las personas en los diabéticos se debe tener más cuidado ya que suelen tener problemas en su tejido gingival. Este tipo de problema se genera por una mala higiene o los problemas que el cuerpo tiene con la insulina.

    Leer más...  
  • Organización Mundial de la Salud exigirá impuesto sobre el azúcar por sus graves efectos negativos en la salud

    La Organización Mundial de la Salud apoya el establecimiento de un impuesto al azúcar de al menos el 20% sobre el precio de los refrescos para salvar vidas.

    La Organización Mundial de la Salud apoya el establecimiento de un impuesto al azúcar por los beneficios que tendría una medida impositiva de este tipo para reducir el consumo de refrescos. La entidad ha dado a conocer sus conclusiones después de que ayer se supiera que Coca-Cola y Pepsi Co. habían pagado millones de dólares a organizaciones sanitarias y médicas de Estados Unidos para silenciar sus críticas sobre el azúcar.

    Leer más...  

archivo